Nuevo Real Decreto RAEE

Ante la problemática del aumento de los residuos de aparatos electrónicos en los últimos años, el pasado 25 de febrero se aprobó el nuevo Real Decreto 110/2015 sobre Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE), que sustituye al anterior de 2005 y adapta la normativa española a la Directiva 2012/19/UE y a la Ley de Residuos y Suelos Contaminados 22/2011.

El objetivo es reducir la cantidad de los residuos de RAEE y la peligrosidad de sus componentes, fomentar la reutilización de los aparatos (en nuestro país el uso medio que hacemos de nuestros móviles es de 16 meses, cuando aún le queda mucha vida útil por delante) así como la valorización de los mismos, realizando una gestión adecuada a través de una empresa autorizada, tratando de evitar así repercusiones negativas para la salud y el medio ambiente. 

Los RAEE contienen materiales valiosos y sustancias peligrosas por eso hay que tratarlos de manera específica con un proceso que comienza en las instalaciones de recogida municipal o puntos limpios y que involucra a tiendas, gestores autorizados y puntos específicos habilitados por los fabricantes.

El nuevo Real Decreto trae, además, los siguientes puntos destacados:

– Establecer medidas para prevenir la generación de residuos procedentes de aparatos eléctricos y electrónicos. Se fomentará la ‘preparación para la reutilización’. Se podrá poner de nuevo en el mercado el mismo producto reparado, un sistema que, según el Gobierno, puede generar unos 4.700 empleos directos.

– Regular su gestión para mejorar la protección del medio ambiente. Se prohíbe de forma expresa el abandono de los RAEE en las zonas públicas.

– Mejorar el comportamiento ambiental de todos los agentes que intervienen en el ciclo de vida de los aparatos eléctricos y electrónicos. Esto es:

Productores: las personas físicas o jurídicas que, con independencia de la técnica de venta utilizada, incluidas la venta a distancia o la electrónica, fabriquen y vendan aparatos eléctricos y electrónicos con marcas propias, pongan en el mercado con marcas propias los aparatos fabricados por terceros y los que los importen de o exporten a terceros países.

Distribuidores o vendedores: cualquier persona que suministre aparatos eléctricos y electrónicos, en condiciones comerciales, a otra persona o entidad que sea usuario final de dicho producto.

Ciudadanos.

– Entrega de los aparatos:

Una de las principales novedades de la nueva norma es que las tiendas de aparatos eléctricos y electrónicos deberán aceptar gratis, y sin necesidad de comprar otro a cambio, los ya usados por los consumidores. Ahora bien, solo estarán obligados a recoger los aparatos muy pequeños ‘de hasta 25 centímetros’ (teléfonos móviles, transistores, etc.) y si disponen de un local de más de 400 metros cuadrados.

En el resto de los casos, lo que debemos hacer es entregarlos en un Punto Limpio o a un gestor autorizado, como es Adalmo. Y si adquirimos un electrodoméstico nuevo los responsables del establecimiento deben hacerse cargo del antiguo de forma gratuita. Si tienes dudas sobre cómo gestionar los aparatos eléctricos, contáctanos. 

Suscríbete al newsletter